• C/Sant Antoni Abat 10, 08001 Barcelona
  • 93 329 74 28  info@puntdereferencia.org
  • C/Sant Antoni Abat 10, 08001 Barcelona
  • 93 329 74 28

EL Covid-19 nos sitúa en un escenario aún más incierto

Incertidumbre y angustia. Probablemente sean los términos que mejor definen estos días los sentimientos de los jóvenes tutelados y extutelados, unos sentimientos con los que conviven desde antes de la llegada del Covid-19, pero que se acentúan por los primeros efectos del coronavirus en sus vidas. Un virus que supone más palos a las ruedas para el presente y futuro del colectivo al cual acompañamos. Estos días los chicos y chicas nos hacen llegar  sus preocupaciones en las videollamadas, llamadas y whatsapps.

  • Los trámites administrativos quedan parados, esto significa que los jóvenes que están a la espera de resoluciones de permisos de residencia, de trabajo, de matriculaciones en estudios, etc, quedan sin resolver durante un periodo de tiempo aún indeterminado.
  • Qué pasa con la juventud a quines se les ha applicado un ERTO? qué pasará con las ofertas de trabajo en trámite que les daban acceso a un permiso de residencia y trabajo? Si acceder a un trabajo ya era complicado para chicos y chicas de solamente 18 años y nula o poca experiencia laboral previa, el miedo de poder volver a quedarse en el paro puede ser paralizadora. Otros han visto interrumpidas sus prácticas.
  • No a todos los/as estudiantes les afecta igual el cambio en el marco educativo: la juventud tutelada y extutelada que estudia no dispone de un apoyo constante y exclusivo que le anime a mantener sus estudios a distancia, y durante el tiempo de confinamiento se les reduce mucho el espacio de intercambio cultural para continuar mejorando las competencias lingüísticas.
  • La juventud pasa de asistir a los estudios y al sitio de trabajo a estar en el centro de menores o en el recurso de vivienda donde reside, hecho que les distancia de su red relacional cotidiana y puede provocar cambios importantes en los hábitos relacionales y de salud mental más rutinarios.
  • Como sostenir el aburrimiento? Y el aislamiento de quienes más quieren? Como poder conectar con los demás con la poca conexión a la red de la que disponen?

 

Esta situación podrán sostenerla mejor o peor, según la red de soporte que tengan. Por eso es más necesario que nunca un acompañamiento individualizado como el que ofrecemos en Punt de Referència.

La importancia del acompañamiento en momentos especialmente duros.

Merece la pena intensificar el acompañamiento a jóvenes, tanto presencial en los pisos asistidos como online en el caso de la resta de jóvenes de la entidad, con tres objetivos:

  • Que durante el confinamiento y la soledad que comporta, sepan que están acompañados/as, que recogemos sus inquietudes y trabajamos para darles respuestas. El papel de las educadoras y de las personas mentoras en este objetivo es clave, creando nuevas maneras para estar a su lado.
  • Que, dentro de las posibilidades actuales, se continúe trabajando o replantear los objetivos de cada joven en referencia a su plan hacia la emancipación. 
  • Que el hecho de estar presente permita tener cura de la salud propia y colectiva, tomando las medidas de prevención necesarias haciéndose responsables de este reto que pide actuar de forma conjunta.

 

Preocupación por el sostenimiento de los proyectos de la entidad

El futuro de estos jóvenes dependerá del contexto social, pero también del apoyo que tengan a su alrededor para hacer frente a los retos y facilitar la apertura de oportunidades. Una red que depende dela capacidad de acompañamiento que Punt de Referència pueda darles, y esta también es una preocupación para la situación actual.

Ahora mismo estamos reajustando el presupuesto anual, tanto las despesas como los ingresos. El bloqueo administrativo ya es real, y conlleva que las peticiones de subvenciones públicas que estaban en proceso de tramitación hayan quedado paradas hasta que acabe esta situación. Las resoluciones de las ayudas quedan aplazadas hasta nuevo aviso, mientras que el acompañamiento a los jóvenes no se para. No queremos dejar de atender las necesidades que nos hace llegar la juventud, hoy aún más vulnerable.

Ante esta situación de emergencia, pedimos a quién pueda, que pueda aportar desde su casa su granito de arena: